Los guantes y mascarillas se convierten en un peligro para el mar

Puedes leer o escuchar este artículo:

Los guantes y mascarillas se convierten en un peligro para el mar.

En estas últimas semanas hemos visto cómo la naturaleza toma más vida que nunca. Las aves sobrevuelan las calles y los delfines nadan mucho más cerca de nuestras orillas, despreocupados, felices, libres y alegres.  Parece que el verde es más intenso y que la luz inunda nuestros días. Pero aparecen los guantes y mascarillas: Un peligro para el mar

La contaminación se reduce al mismo tiempo que desaparecen los coches de nuestras calles y los aviones quedan en las pistas de los aeropuertos.

La naturaleza se toma un respiro y parece que el planeta gira con más alegría.

Parecía que hasta el Covid-19 tenía una lectura menos mala y, cuando sonreímos a un aspecto positivo de la pandemia, comenzaron a llegar imágenes de guantes y mascarillas amontonadas en las calles y alcantarillas, llegando incluso a tomar nuestros mares.

Entonces descubrimos, que ese respiro necesario que se tomó la Tierra, iba a ser un suspiro de cansancio y pesar por nuestra actitud humana.

El miedo al coronavirus reactiva la demanda de plásticos de un solo uso aunque se mantenga el objetivo europeo de eliminarlos en 2021. Esta prohibición no afecta a los productos sanitarios, pero las bolsas y embalajes plásticos desechables crecen en popularidad durante la pandemia.

Las calles se llenan de mascarillas abandonadas y guantes viudos de sus pares. Cada esquina, parece perfecta para encontrar una pequeña montaña de nitrilo y en los alcorques de la ciudad, florecen las mascarillas en un estallido primaveral. Cualquier lugar es idóneo para acumular los residuos que sin piedad, tiramos al asfalto mientras miramos a cada lado de la calle para cerciorarnos de no ser descubiertos cometiendo este pequeño acto vandálico.

Guantes y mascarillas: Un peligro para el mar. Deposita tus residuos de protección contra el Covid 19 en el contenedor de restos.

Pequeño acto vandálico.

O no tan pequeño.

Cada residuo que tiramos a la calle, se descompone en diminutos ciscos, cada bolsa o envase que no se recicla, nos condena a un ejército de microplásticos que termina alimentando a nuestra fauna. 

Todo aquello que no termina en su lugar correcto, emprende un viaje animado por nuestro alisio que termina ahogando el mar. En nuestro mar. En nuestra fuente de alimento, de aire, de paz.

Somos islas rodeadas de un Átlántico que rompe feroz contra las rocas de la costa. Islas que albergan un jardín submarino sin igual. Somos ricos en fauna marina, parajes y playas, pero debemos acompañar todo ello, con la riqueza de la humildad y el amor por nuestra tierra.

Cada vez que nos desprendemos de forma incorrecta de los residuos en los que se convierten los guantes y mascarillas que hoy nos protegen del contagio del Covid-19, abonamos el mar de basuras de las que se alimentan los peces del futuro.

3 meses y los residuos ya navegan por nuestros mares

Podemos revertir esta situación, apenas llevamos 3 meses conviviendo con esta nueva realidad, solo necesitamos un compromiso real por parte de todos. Un consumo razonable de estos nuevos elementos de protección que ahora irrumpen en nuestras vidas y, por supuesto, la correcta gestión de nuestros deshechos.

Abandonar los guantes y mascarillas fuera del contenedor de restos, no es solo un acto de desprecio al entorno y medio ambiente, ya que si no son protecciones que han usado personas sanas, pueden convertirse además, en un problema sanitario si los guantes y mascarillas provienen de una persona enferma, por ejemplo, asintomática, y quedan al alcance de cualquier persona que, en un descuido, pueda tocarlos.

Solo recordar que debemos depositarlos en el contenedor de fracción de restos, el contenedor gris o verde oscuro que podemos encontrar en cualquier municipio de nuestra isla. Tomar una decisión que apenas nos cuesta unos segundos y habremos hecho lo correcto por nosotros, nuestro entorno y nuestros hijos.

Un mensaje responsable. Guantes y mascarillas: Un peligro para el mar

Un mensaje de responsabilidad de Carmen Soto Barrera, patrón de pesca: Mantengamos nuestro mar limpio.

La naturaleza se ha tomado un respiro durante la crisis del COVID-19 y parece que nuestro mar brilla aún más. Pero por favor, tomemos conciencia y actuemos con responsabilidad, no tiremos en cualquier lado nuestro guantes y mascarillas, porque estos, inundan nuestros mares.

Utiliza el contenedor gris o verde oscuro para depositar tus residuos.

Imágenes compartidas en Redes Sociales

Guantes y mascarillas: Un peligro para el mar

#ConsumeLocal #Km0 #SomosMar

Comprar pescado fresco tenerife
Guantes y mascarillas: Un peligro para el mar
Etiquetado en:                        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *