Candelaria

La cofradía de pescadores Nuestra Señora de Candelaria.

Se encuentra ubicada en el refugio pesquero de Candelaria. Mantiene la tradición de los primeros habitantes del pueblo que en sus orígenes era de pescadores. Se pesca básicamente con nasas tanto de camarón como de pescado y operan desde Bocacangrejo hasta el Porís de Abona.

Antiguamente la venta a domicilio era muy popular y se hacía tanto en las medianías del Valle de Güímar, como en Santa Cruz, a donde iban varias mujeres de pescadores en un pequeño micro que ofrecía este servicio.

La actividad de la venta ambulante surgió en los periodos de hambruna después de la guerra civil donde la necesidad obligó a las familias de pescadores a, inicialmente, intercambiar sus productos pesqueros por otros alimentos como gofio, papas o millo para posteriormente venderlo y cobrarlo en dinero.

Con la modernización de los métodos de comercialización, la aparición del turismo y la restauración y las nuevas restricciones a la comercialización, la venta a domicilio tubo que ser abandonada. En esta Cofradía uno de los principales productos pesqueros que se capturan son los camarones, que las condiciones climáticas permiten, a diferencia de otras cofradías, capturar gran parte de la año. También son frecuentes las capturas de pescado “blanco” o “de piedra” tipo bocinegros, viejas, sargos, etc. Algunas embarcaciones se dedican temporalmente a la captura de túnidos que habitualmente son comercializados por medio de la Islatuna (Organización de productores de túnidos y pesca fresca de Tenerife).

En esta cofradía trabajan 17 barcos y 21 personas, siendo sus principales capturas el camarón, viejas, pulpos, bicudas, cabrillas, bocinegros, congrios, morenas, jureles, samas y gallos.